Botoneras KNX

Los sistemas KNX de Simon ofrecen soluciones inteligentes para las instalaciones, ya sean del hogar, en centros laborales o en lugares públicos. Este concepto inteligente para las conexiones en red lleva a la domótica a un nuevo nivel, aumentando todavía más la comodidad a la hora de manejar las instalaciones y, a su vez, convirtiéndolas en más eficaces a niveles energéticos y de seguridad.

¿En qué consisten los sistemas KNX?

Para simplificar y entender este concepto, se puede decir que lo que el protocolo KNX funciona de manera similar al protocolo TCP/IP que conocemos de Internet, pero llevado al terreno de la domótica.

Filtros activos
Productos

Series

Subfunciones

1

Filtros activos

73 resultados

Los sistemas KNX de Simon ofrecen soluciones inteligentes para las instalaciones, ya sean del hogar, en centros laborales o en lugares públicos. Este concepto inteligente para las conexiones en red lleva a la domótica a un nuevo nivel, aumentando todavía más la comodidad a la hora de manejar las instalaciones y, a su vez, convirtiéndolas en más eficaces a niveles energéticos y de seguridad.

¿En qué consisten los sistemas KNX?

Para simplificar y entender este concepto, se puede decir que lo que el protocolo KNX funciona de manera similar al protocolo TCP/IP que conocemos de Internet, pero llevado al terreno de la domótica. Es decir, permite las comunicaciones de los equipos con la red.

La aparición de estos sistemas se debe a la demanda que comenzó a surgir tras el rápido auge de las distintas soluciones domóticas. Y es que no existía un sistema estandarizado de comunicación para los distintos elementos e instalaciones y eso suponía un problema importante de compatibilidad, ya que cada fabricante tenía su sistema.

Así surgió el estándar europeo (EN 50090) e Internacional (ISO/IEC 14543) llamando a utilizar un protocolo estándar de comunicación para todos los fabricantes de los distintos sistemas y soluciones domóticas: el protocolo de comunicaciones KNX.

Ventajas de contar con un sistema KNX

Su ventaja principal es precisamente esa: la estandarización de los protocolos de comunicación para los distintos dispositivos, independientemente de quien haya sido el fabricante. Esto permite la modificación o la ampliación de nuestras instalaciones sin que haya que hacer grandes reformas.

Es lo que se conoce como continuidad tecnología, permitiendo contar con sistemas escalables sin tener que realizar obras complejas. Con este estándar se asegura la total comodidad a la hora de gestionar de forma unitaria los equipos y dispositivos.

Esto permite que podamos aprovechar al máximo cada uno de ellos, satisfaciendo de manera real esos principios esenciales en los que se basa la domótica: control y regulación de la luz, persianas, sistemas multimedia… Todo unificado y permitiendo una mayor eficiencia y ahorro energético.

Otra de las ventajas de KNX es que puede adaptarse a distintos modos de configuración(PLC, radiofrecuencia o Ethernet, por ejemplo). Estas son las principales ventajas y características, a nivel general, de contar con sistemas KNX.