EIFS, la ganancia de aislar desde la fachada
8 Febrero 2022
eifs

El sistema de aislamiento por el exterior EIFS se ha expandido desde la rehabilitación hasta la obra nueva como eficaz solución para el confort y la eficiencia energética.
 

El grado de aislamiento térmico de una edificación es hoy un factor crucial para mejorar el confort en la arquitectura, alcanzar la necesaria eficiencia energética y reducir consumos. Forma parte de las medidas indispensables, en materia de construcción, encaminadas a lograr el objetivo de la Directiva de la Unión Europea: un parque inmobiliario altamente eficiente desde el punto de vista energético y descarbonizado antes de 2050, lo que contribuirá a reducir las emisiones de CO2 en la Unión entre un 80 y un 95 % en relación con 1990.  
 

sde_-_5_tendencias_top_en_revestimientos_de_fachadas_pportada2d

Trendbook: Top 5 tendencias en revestimientos de fachadas

Como recurso de asilamiento de fachadas, entre las distintas soluciones que actualmente existen se encuentra el Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior (SATE), conocido también como EIFS (Exterior Insulation and Finsish System). Sus particulares prestaciones lo hacen óptimo en diversidad de situaciones.

 

EIFS

Material de Fachada SRO, PVC y Mosaicos Solana. Realizado por Grupo Liñagar

 

 

EIFS, las ventajas de una envolvente exterior

Es el caso de la rehabilitación de fachadas en edificios existentes, pues dado que toda la actuación se ejecuta por el exterior, la actividad en el interior no es necesario que se interrumpa. Otra ventaja es que no se reduce el espacio interior al aplicar el grueso de aislante requerido en cada caso. De hecho, el sistema EIFS o SATE tiene su origen en la puesta al día de edificios construidos hace décadas, que adolecían de buen aislamiento térmico, y requerían una mejora tanto para proveer confort a sus habitantes como garantizar un ahorro en sistemas de climatización. 

 

EIFS

Fundación Padre Rubinos A Coruña. Realizado por Grupo Liñagar

 

 

Por su buena funcionalidad, esta técnica se ha extendido a todo tipo de obra nueva. Consiste en una envolvente continua, que evita la aparición de puentes térmicos y minimiza las pérdidas energéticas, con un sistema multicapa formado por distintos componentes. Los materiales de aislamiento térmicos, y opcionalmente acústico, y la impermeabilización, se protegen por una o varias capas de mortero, con malla de refuerzo, aplicadas directamente sobre el panel aislante sin intersticios de aire. El acabado exterior final de revoco como revestimiento continuo es otra de sus características distintivas, empleado por su condición de  material ligero. Permite, además, una extensa gama de posibilidades cromáticas y de textura, lisas y rugosas, con superficies personalizadas y la posibilidad de proyectar áridos, tanto con función decorativa como de protección.

 

 

 

Fachadas transpirables

 

 

La transpirabilidad de la fachada y el revoco es requisito indispensable en todo el conjunto, de modo que si existe humedad no quede atrapada. Cuando el acabado es con pintura, la mineral de silicato ofrece una gran cohesión y transpirabilidad. SATE  o  EIFS es un sistema de aislamiento apto para aplicar sobre obra de ladrillo, mampostería tradicional o en  sistemas de construcción en seco. Entre sus propiedades figura la estabilidad dimensional, el comportamiento a esfuerzo cortante y la conductividad térmica.

 

EIFS

Fundación Padre Rubinos A Coruña. Realizado por Grupo Liñagar

 

Otra de las aportaciones remarcables de este método  reside en que toda la fachada queda protegida, a diferencia de los sistemas de asilamiento desde el interior, donde paredes y forjados en su unión a fachada son posibles puntos de pérdida de calor. En zonas en las que existe población de pájaros carpinteros se desaconseja el sistema. Estas aves pueden efectuar agujeros en el revoco, bajo el que se encuentra dispuesta directamente la capa de material aislante.

sde_-_5_tendencias_top_en_revestimientos_de_fachadas_-_portada3d

Trendbook: Top 5 tendencias en revestimientos de fachadas