iluminacion-de.oficinas
Post

Iluminación de oficinas: aumenta tu bienestar en el trabajo

Fecha de publicación
Miércoles, 23 Dic, 2020

Compartir en redes sociales

Aunque pueda parecer algo trivial, la luz que recibimos diariamente afecta a nuestro estado de bienestar, tanto en casa como en el trabajo. La iluminación de oficinas es un tema muy importante al que no siempre se le presta la atención necesaria y que puede incluso llegar a afectar negativamente al rendimiento de los trabajadores.

 

Es por ello por lo que elegir la luz más adecuada para cada espacio de una oficina es más importante de lo que creemos. En este artículo te desvelamos los distintos aspectos que debemos considerar a la hora de elegir la iluminación más correcta para una oficina

 

 

Descarga el ebook de  Sistemas de Control de Iluminación

 

 

Niveles de lux más adecuados en oficinas

 

Tal como indica la nueva normativa CTE, los edificios deben proyectarse con el objetivo de aprovechar al máximo la luz natural. Además de ser una cuestión vital de ahorro energético, la luz natural es la que indudablemente, mayor energía aporta a cualquier organismo vivo. Aprovecharla al máximo debe ser el objetivo número 1.

 

Por otro lado, cuando la luz natural no es suficiente para realizar las tareas habituales de una oficina, es entonces cuando tenemos que utilizar los distintos tipos de iluminación artificiales existentes. Según la normativa UNE-12464, la cantidad de luz general que debe tener una oficina será de 500 lux y 0,6 de uniformidad.

 

Sin embargo, las distintas tareas y lugares de una oficina tienen distintos valores que han sido calculados teniendo en cuenta el confort visual, las prestaciones visuales y la seguridad. Estos son los distintos niveles de lux que recomienda la norma europea sobre la iluminación de interiores en una oficina:

 

iluminacion-de-oficinas

 

 

¿Cuál es la mejor iluminación para una oficina?

 

Cómo ya habrás podido comprobar, cada lugar de una oficina debe tener un tipo de iluminación concreta, en la que se deberá tener en cuenta todo tipo de características: color, intensidad, uniformidad, regulación, tono, sombras, etc. Conocer cada una de ellas es esencial para poder elegir la correcta en cada caso:

 

  • Natural: debes primar la entrada de luz natural por encima de todo, tanto para ahorrar energía como para mejorar tu bienestar y rendimiento en el trabajo. Es necesario también disponer de persianas o cortinas, ya que nos permiten regular la luz para evitar deslumbramientos o realizar ciertas tareas.
     
  • Blanca: generalmente las oficinas utilizan luz blanca, ya que es la que proporciona una mejor visibilidad para realizar las tareas habituales de trabajo. Es importante evitar los deslumbramientos y el reflejo en las pantallas o ventanas.
     
  • General: es la que proporciona una iluminación directa y uniforme a gran parte de la zona de trabajo. Se suelen colocar luces empotradas en el techo, lámparas o tubos led perimetrales. También se pueden poner en la pared si se necesita una luz más difusa.
     
  • Focal:  este tipo de iluminación proporciona una luz directa e intensa en una zona muy concreta. Es necesaria cuando realizamos trabajos detallados como el dibujo técnico, ya que de lo contrario podemos sufrir de fatiga visual y cansancio. 
     
  • Decorativa: este tipo de luz no está pensada para iluminar, sino que se trata de otro elemento de decoración más. Suele ser una luz tenue y elegante, que no sirve para trabajar, como mucho se puede instalar en zonas comunes para relajarse, pero su principal uso es estético.

 

 

Automatización de la iluminación de una oficina

 

Además, de elegir la iluminación de oficinas correcta, es muy aconsejable disponer de un sistema automatizado que nos permita controlar y programar el sistema de iluminación. Se tratan de funciones que nos van a dar una mayor comodidad en nuestro día a día y que además permitirán ahorrar energía y dinero. 

 

  • Programación: gracias a los sistemas automatizados de iluminación se puede programar el encendido y apagado de luces a una hora concreta. De esta forma, las luces nunca se quedarán encendidas durante toda la noche o el fin de semana.
     
  • Regulación: poder regular la intensidad de la luz es ideal sobre todo en la sala de reuniones, donde habitualmente se puede necesitar una luz tenue para realizar una presentación de diapositivas o visualización de un proyector.
     
  • Sensores de presencia: los sensores de luminosidad CLC (Constant Light Control) permiten detectar el movimiento de una forma muy precisa. Cuando una persona se encuentra en una zona de paso, estas se activan automáticamente, aumentando la seguridad y el ahorro de energía.
     
  • Escenas: configurar escenas es bastante útil si necesitas una configuración lumínica específica habitualmente. Con un solo clic desde nuestro teléfono podemos apagar y encender varias luces, o incluso controlar otros dispositivos, como las persianas.  Un ejemplo muy simple puede ser el de una escena específica para la sala de reuniones. 
     
  • Control remoto: las luces inteligentes se pueden controlar fácilmente desde nuestro móvil o tablet. Disponer de ellas en nuestra oficina nos aportará una mayor comodidad que las luces tradicionales.

 

Iluminación de oficinas Simon: una cuestión de bienestar y ahorro energético

 

Si necesitas una iluminación de oficina que cumpla con todos los requisitos mencionados y que además te proporcione una gran multitud de opciones diferentes con la última tecnología, te recomendamos que eches un vistazo al catálogo de productos de Simon. En él encontrarás todo tipo de sistemas de iluminación de oficinas que combinan conectividad, diseño, control y bienestar. 

 

 

New call-to-action

Fecha de publicación
12/24/2020