tipos de iluminación
Post

Conoce los tipos de iluminación y elige el más adecuado para tu casa

Fecha de publicación
Miércoles, 25 Nov, 2020

Compartir en redes sociales

Los diferentes estilos y tipos de iluminación afectan a nuestro bienestar diario. Varios estudios sobre el ciclo circadiano demuestran que la luz puede afectar directamente con nuestros cambios físicos, mentales y conductuales. Es por eso por lo que elegir la iluminación incorrecta en las diferentes estancias de nuestro hogar puede generarnos malestar, fatiga e incluso estrés.

 

Para que puedas elegir la iluminación correcta en cada lugar de tu casa, a continuación te explicamos las distintas opciones más utilizadas y cómo podemos aprovecharlas para crear un entorno más favorable para nuestro bienestar.

 

 

Descarga el ebook de  Sistemas de Control de Iluminación

 

 

Tipos de iluminación que podemos utilizar en casa o en la oficina

 

Las diferentes estancias y situaciones que vivimos en nuestra casa necesitan, sin lugar a dudas, de distintos tipos de iluminación. No es lo mismo estar relajado viendo una película, que estar en una reunión con amigos, ¿Verdad? Si no disponemos de la luz ideal en cada situación, nuestra comodidad y bienestar se verá afectado. Los diferentes tipos de luz que podemos utilizar son:

 

  • Natural: sin duda la luz natural es la mejor para nuestra salud. Nos recarga de energía y aporta una sensación de alegría incomparable a la luz artificial. Por desgracia, no siempre podemos disponer de ella, así que lo mejor que puedes hacer es aprovecharla al máximo en todas las zonas posibles.
     
  • General: esta es la luz que solemos tener en el techo de nuestras casas y que nos permiten ver y desplazarnos fácilmente. Hay que tener cuidado para no generar zonas de sombra. Lo ideal es contar con un regulador que nos permita controlar la potencia:  más intensa para realizar actividades y más suave para cuando queremos relajarnos.
     
  • Puntual o Focal:  se trata de una luz intensa que ilumina una zona en concreto, como por ejemplo una luz de escritorio o de lectura. Están pensadas para no tener que forzar la vista durante los largos ratos que dedicamos a trabajar, estudiar o leer. También es muy buena opción para el baño y la cocina. La luz debe ser clara y directa, pero no tanto como para deslumbrarnos. 
     
  • De ambiente: este tipo de luz se utiliza para crear cierto ambiente, algo más bien artístico o incluso para un momento de intimidad. No es una luz para leer o realizar una actividad donde nuestros ojos tengan que trabajar mucho, sino todo lo contrario, una luz muy débil que acompaña una zona o momento especial.
     
  • Decorativa: este tipo de iluminación se utiliza para destacar algo sobre todo lo demás, como por ejemplo un escaparate, un cuadro o las plantas de jardín. Se trata de una luz sin mayor utilidad que decorar y dar un pequeño toque de iluminación que haga resaltar un objeto.
     
  • Cinética: son luces en movimiento que generan un ambiente romántico, como por ejemplo velas o el fuego de una chimenea. También puede ser simulada con luz artificial.

 

 

Estilos de luz

 

No solo debemos tener en cuenta el tipo de iluminación que elegimos, sino que también debemos tener en cuenta el estilo. Esto determinará la incidencia de la luz en las estancias y las sombras que crea. Podemos utilizar un solo estilo o crear una ambiente único combinando varios. Podemos diferenciar los siguientes sistemas de iluminación: 

 

  • Directa: la luz se dirige directamente sobre la zona a iluminar. Para conseguirla se suele utilizar bombillas en el techo o en la pared. Pueden crear zonas de sombra, por lo que debemos calcular bien el lugar donde las ponemos. 
     
  • Indirecta: se proyecta la luz desde el suelo hacia el techo, produciendo un efecto de refracción. Produce un ambiente agradable, con una luz suave y sin sombras. El techo debe estar pintado en colores claros, preferiblemente en blanco. 
     
  • Difusa: el 50 % de la luz se dirige difusamente hacia el techo y el otro 50 % hacia la zona a iluminar. Es una luz poco decorativa pero realmente agradable. 
     
  • Semidirecta: Iluminación directa con difusor que se refleja en las paredes y no crea sombras tan duras. La posibilidad de deslumbramiento se reduce y la luz directa se atenúa.
     
  • Semi-Indirecta: este tipo de luz se divide en dos, una luz directa que ilumina el techo y que refleja la luz, y una luz semidirecta que apunta directamente a la habitación. Genera un ambiente con sombras suaves y sin deslumbramientos. 

     

 

Cómo elegir la iluminación correcta en nuestro hogar

 

Ahora que ya conoces los principales tipos y estilos de iluminación, es hora de saber cómo elegir la iluminación correcta de tu hogar. Lo mejor es seguir las bases de la iluminación biodinámica, que es la que trata de reproducir la luz natural a lo largo del día y la noche. Esta es la mejor opción para que nuestra salud no se vea afectada ni a corto ni a largo plazo. Para ello, deberás tener en cuenta: 

 

  • Tipo: prima la luz natural sobre las demás, pero cuando tengas que utilizar luces artificiales, elige la general para el techo o zonas de paso y las demás en las situaciones que hemos comentado anteriormente. 
     
  • Estilo: la luz directa es la más luminosa, pero también la que más fatiga puede causar. La indirecta es suave por lo que solo es aconsejable en ambientes relajados. Los otros estilos están pensados para situaciones muy concretas. 
     
  • Tono: normalmente, la luz blanca se utiliza en estancias como la cocina, el baño o estancias donde necesitas más claridad. La luz amarilla o cálida es la mejor para zonas donde el principal propósito es relajarse, como por ejemplo el dormitorio o la sala de estar. Para crear otros ambientes, las bombillas de colores RGB pueden ayudarte.
     
  • Potencia: generar una luz con la potencia adecuada en cada momento es esencial. Lo mejor es instalar reguladores que nos permitan ajustar la potencia a nuestro antojo, así podremos ajustarla según el momento del día o situación.

     

No infravalores el poder de la luz porque se trata de un elemento muy importante durante nuestro día a día. Si no elegimos la correcta tu cuerpo va a notar rápidamente los efectos negativos, creándonos un malestar e incomodidad creciente. Para que esto no te ocurra, sigue los consejos que te hemos dado e ilumina tu casa pensando en tu bienestar. 

 

 

New call-to-action

Fecha de publicación
11/26/2020