Recuperar una arquitectura libre para La Casa de la Luz
27 Diciembre 2022
post_articulo_fermin_vazquez_cabecera

El estudio b720 arquitectos, liderado por Fermín Vázquez, firma el proyecto de reforma del nuevo espacio insignia de Simon que restituye la singular arquitectura de Fernando Higueras.    
 

Cuando el arquitecto Fermín Vázquez visitó por primera vez el espacio que hoy aloja La Casa de la Luz, en los bajos del emblemático edificio Oasis, en Madrid, vio claramente dos cosas. La primera fue el gran atractivo de la nave a doble altura que se curva suavemente, donde se vislumbraba la secuencia de grandes capiteles. “Me hizo pensar en una nave catedralicia, como espacio lineal y vertical con líneas de formación de bóvedas eclesiales, muy potente”, explica. La segunda fue la evidencia de un interior muy modificado, con plantas añadidas y cuerpos incrustados, de una manera poco sensible, que distorsionaban la obra creada por el arquitecto Fernando Higueras en la segunda mitad del siglo XX.

 

El objetivo del proyecto fue adecuarlo al nuevo uso, aunque restituyendo el espacio original y sus cualidades, lo más similar a como Higueras lo concibió. Se trataba de liberarlo de añadidos, como altillos y compartimentos, para descubrir todos los elementos estructurales que tan cuidadosamente había diseñado. “Para recuperar su estadio primigenio se debían sacrificar metros cuadrados y la respuesta de Simon fue muy positiva”, recuerda Vázquez. Es decir, se redujeron metros para ganar amplitud en el espacio.

 

Desvelar la arquitectura de Higueras

De este modo, hoy lucen a la vista los pilares nervados de hormigón con expresividad ornamental. Y los grandes capiteles que se abren en abanico capturan la atención del visitante de La Casa de la Luz, cinco décadas despues de haber sido imaginados. “El pilar se dilata a modo de capitel al llegar a la planta superior y los nervios continúan dibujando una especie de plementería en las crujías. De ahí la analogía con la arquitectura catedralicia”, aclara Fermín Vázquez.

 

article-fermin-1

 

La resolución de los cerramientos de fachada hacia la calle constituyó en sí mismo todo un capítulo. Se realizó del modo más limpio y menos intrusivo posible, mediante planos de vidrio de gran tamaño. “Con el proyecto queríamos visualizar el nuevo uso y actividad de Simon, como un espacio consagrado a la luz - apunta Fermín Vázquez-. Pero teniendo muy presente que ocupan un edificio relevante en la ciudad”. El actual cerramiento acristalado realza la llegada al suelo del edificio de Higueras. Mientras que la interacción con la luz natural y artificial fue objeto de un detallado estudio.

 

Fermín Vázquez señala que Fernando Higueras fue un hombre avanzado a su tiempo, con una gran sensibilidad en el uso de vegetación en la arquitectura, que el proyecto ha recuperado. “Integraba la vegetación como un elemento arquitectónico más. No era un añadido, sino una herramienta que utilizaba con gran maestría”, observa.  En la planta baja a doble espacio, se han repuesto los pequeños balcones algunos con jardinera. Otros se han hecho accesibles. El nuevo pavimento de terrazo continuo establece una cuidadosa neutralidad y abunda en lo atemporal.

 

Vincular dos ámbitos

El proyecto arquitectónico de b720 crea un significativo vínculo entre la planta baja y la planta sótano. Mediante un amplio hueco-balcón se conectan ambas. Se abre sobre la zona destinada a presentaciones y actos, aportando aire y metros cúbicos suplementarios. El sótano se adecua a la concepción del nuevo espacio insignia de Simon en Madrid, como un lugar donde indagar en los aspectos tanto funcionales como decorativos y de expresión artística en el campo de la iluminación. De ahí que se concibiera como una continuidad de espacios neutros, donde mostrar la capacidad trasformadora de la luz. Un contenedor intemporal que sea soporte para cualquier iniciativa de futuro.

 

article-fermin-2

 

Para el arquitecto Fermín Vázquez, en La Casa de la Luz el visitante va a encontrar una experiencia de iluminación distinta.” Diría que es un sitio donde cualquiera puede ‘tocar’ la luz, entender mejor como la luz afecta a los espacios donde vivimos y su impacto en como habitamos. Simón quiere convocar a gente interesada en estos temas, ser un punto de interacción social atractivo para quienes desean indagar en la luz”.