Casas de campo, una idílica vuelta a la naturaleza
9 Julio 2022
sde_diseno_de_una_casa_de_camp_cab

El cambio climático y la situación de pandemia, entre otras causas, han propiciado el deseo de abandonar la ciudad, donde el contacto con la naturaleza y el cambio de forma de vida garanticen bienestar espiritual. Cómo serán diseñadas esas casas de campo y nuestra relación con el paisaje son interrogantes aún por descifrar. 

Retornar de la ciudad al campo se ha convertido en tema de debate en los últimos dos años y lo cierto es que existe mucho de leyenda al respecto. Mientras que las conexiones tecnológicas o la facilidad de acceso a los servicios públicos no se generalicen y adapten a los deseos de gran parte de la sociedad que ansía fijar su vivienda residencial o casa en el campo, el retorno idílico quedará en un sueño. 

sic_-_preview_1_-_iluminacion_exterior_1

Catálogo iluminación exterior

Rehabilitar, esa es la cuestión

 

Desde el punto de vista de la sostenibilidad, el impacto que podría tener en el paisaje la multiplicación de viviendas unifamiliares sería inasumible ecológicamente y el impacto en la naturaleza podría ser irreversible, en gran parte, por el consumo de agua y de energía que precisa una casa aislada en medio del campo. Si se analiza la huella visual, es obvio que, desde el punto de vista estético, las hileras de adosados rompen la armonía natural de las casas tradicionales de los pueblos.

 

Ante tal realidad, la idea de la rehabilitación de los edificios ya construidos para dar paso a un nuevo diseño en las casas de campo, se convierte en una de las mejores alternativas para aquellos que desean cambiar su residencia urbana y, en suma, su modo de vida y retornar al campo de la forma más lógica en relación con el cuidado con el entorno. 

 

 

Vuelta a oficios tradicionales

 

En nuestro país, los arquitectos o, al menos, una generación emergente se ha puesto ya manos a la obra. Los ejemplos son numerosos y, entre ellos, destacan los proyectos de Raúl Almenara, uno de los más influyentes del panorama nacional, empeñado en recuperar la arquitectura popular española y hacerlo a través de la puesta en valor de oficios y materiales tradicionales, como la piedra, o la cal.

 

sde_diseno_de_una_casa_de_camp_1

 

 

El arquitecto cordobés establece en algunos de sus trabajos un nexo entre edificación y naturaleza como en su Casa Nogal en la que un nogal centenario es el epicentro de una casa abulense. Decisiones como esta dejan patente cómo el paisajismo y el diseño de estas casas de campo puede significar mucho en una vivienda. 

 

Destacable es también la labor de un grupo de arquitectos a quienes une su interés por la restauración de casas en lugares despoblados y en la recuperación de oficios ancestrales. Uno de ellos es Alberto Sánchez que, en la cuenta de Instagram @casadepueblo, recoge un diario sobre la restauración de la casa-palacio de los Ibáñez de Bernabé del siglo XVII en el ámbito rural. Concretamente, se encuentra en Used (Zaragoza) donde también se halla la casa-palacio de los Thomey (@la_lazara), un inmueble del mismo siglo y también deshabitado durante muchos años.

 

Para que este tipo de edificaciones sean restauradas es necesario recuperar en primer lugar, los oficios tradicionales que les daban forma y, por este motivo, en la Escuela Fuset de Técnicas Constructivas Tradicionales están impartiendo talleres monográficos destinados a conocer técnicas referentes a suelos empedrados, esgrafiados y morteros de cal que imparten expertos en la materia.

 

 

¿Cómo ha de ser el diseño de una casa de campo?

 

Luminosa, amplia, cómoda, integrada en el entorno. Quizás sea lo ideal. Desde el punto de vista sociológico cabe preguntarse por qué muchos urbanitas se plantean ese éxodo muchas veces utópico. Volver a la vida en el campo supone un cambio de estilo de vida que incluye una transformación de la idea de hogar. La situación histórica en la que se encuentra el mundo civilizado ha hecho replantearse al consumidor si vale la pena estar rodeado de gran cantidad de objetos o si lo que realmente importa es tener menos cosas, pero de calidad superior. Lo que subyace muchas veces de ese deseo es volver a una vida más consciente y en equilibrio con el medio ambiente. En este sentido, es interesante analizar el resurgimiento de la artesanía y la revalorización de lo hecho a mano.

 

sde_diseno_de_una_casa_de_camp_1

 

 

Esa concienciación sobre el futuro del entorno natural hace que este diseño de la casa de campo y el estilo decorativo nuevo, que en realidad es una vuelta a los orígenes, se sustente en tres pilares básicos: predominio de la iluminación natural, empleo de materiales naturales y mobiliario y soluciones decorativas artesanales y duraderas. Ebanistas, herreros, ceramistas, carpinteros, entre otros muchos oficios son actores fundamentales de ese proyecto de vida en el campo.

 

Los ejemplos arquitectónicos son reveladores y solo tenemos que echar una mirada a lo que están haciendo actualmente arquitectos como Marià Castelló, que en su casa Es Pou de Formentera, nominada a los EU Mies Awards 2022, emplea cerámica, madera, cantos rodados, baldosas de terracota e, incluso hasta los interruptores escogidos son de cerámica vitrificada. Muchos de los materiales y elementos, bovedillas o celosías de cerámica, por ejemplo, han sido realizadas in situ, con lo que el componente humano de los edificios sale a la luz. Estos son los materiales predominantes en las casas de campo de nueva construcción, ideadas por arquitectos, constructores e interioristas implicados y comprometidos con el entorno.

 

 

El paisaje como solución a climas extremos

 

Muchos estudios de arquitectura y de interiorismo llevan a cabo sus proyectos partiendo de un concepto global, es decir, desde el diseño del paisaje o la vegetación presente en un espacio o edificio hasta el diseño de cada objeto. El entorno forma parte clave de la construcción en zonas rurales y la Casa de Piedra de Tuñón Arquitectos en Cáceres, con paisajismo de Benavides Laperche lo demuestra. 

 

sde_diseno_de_una_casa_de_camp_3

 

 

El paisaje juega un papel importante en la regulación de la temperatura, de ahí que el diseño de jardines o patios sean un acompañamiento fundamental de la concepción de una casa en la actualidad. Un reciente estudio del servicio suizo de meteorología cifraba en seis grados Celsius la diferencia de temperatura entre una ciudad y los entornos rurales y existen otros análisis que apuntan a diferencias de incluso diez grados por lo que adaptarnos al cambio climático es ya una necesidad evidente y está probado que, en el campo, la vegetación hace su trabajo.

 

Hasta el expresidente estadounidense Barak Obama ha dicho recientemente que los arquitectos deben considerar cómo se pueden crear ciudades para que sean sostenibles y asequibles y, aunque queda mucho para que lo sean, si la sociedad sigue en el empeño de volver al campo que sea también con esas mismas premisas para garantizar un futuro mejor.

sic_-_preview_1_-_iluminacion_exterior_1

Catálogo iluminación exterior