Salida de cables

La utilización del suelo técnico es una opción muy habitual en aquellas zonas o espacios en los que convergen varias instalaciones de distinta índole. Es el caso de lugares como despachos, oficinas, bibliotecas, museos, colegios, universidades centros comerciales, centrales telefónicas o eléctricas, salas de control, aulas, laboratorios, centrales de procesamiento de datos y un larguísimo etcétera.

En todos estos lugares, además, será conveniente la utilización de accesorios que permitan la correcta organización del cableado y su salida hacia los destinos donde vayan conectados esos cables.

Desde Simon te presentamos varios modelos de salida de cables para suelo técnico, pudiendo utilizarse incluso en mobiliario de todo tipo.

Accesorios para salida de cables: sencillos y funcionales

Estos accesorios y adaptadores no requieren de conocimientos previos y no suponen ningún tipo de complicación a la hora de empotrarlos. Simplemente debes seguir, paso a paso, toda la información que se proporciona en el manual de instalación, que también puedes descargar en nuestro propio sitio web.

Su limpieza y mantenimiento no requiere de mucho tiempo, simplemente ten en cuenta que no se recomienda el uso de paños con agua y limpiadores abrasivos que contengan cloro, ya que puede estropear el accesorio para la salida de cables, los propios cables o, peor todavía, las instalaciones a nivel general. Simplemente, frotar en seco ligeramente y con sumo cuidado.

De esta manera y con estos dispositivos, logramos la correcta transferencia de datos y una mejor organización del cableado, garantizando la máxima seguridad en los puestos de trabajo (o a nivel doméstico, si ese va a ser su uso).

Disponemos de modelos con distintas medidas. Es importante que te fijes en la sección de cableado que deja pasar. Todos estos modelos cuentan con un cierre amoldable para posibilitar su óptima fijación y que el cable no se mueva lo más mínimo.

Además, en el proceso de fabricación se han aplicado materiales que aseguran protección en caso de incendios: componentes ignífugos y auto extinguibles, que garantizan la no propagación de llamas en caso de que haya un incendio.