regulacionluz
Post

Mejora tu bienestar gracias a la regulación y control versátil de la luz

Fecha de publicación
Miércoles, 04 Nov, 2020

Compartir en redes sociales

Las variaciones de la luz, tanto artificial como natural, influyen en el estado de ánimo y comportamiento de las personas. Por lo tanto, si somos capaces de manejar la regulación de la luz de nuestro hogar, oficina, hotel u otras estancias, controlar su intensidad, su tonalidad y modificar sus matices, la luz puede convertirse en un elemento clave, para mejorar el bienestar de los seres humanos. Además, la regulación de la luz, también, permite ahorrar energía a la vez que crear ambientes con la iluminación correcta en cada momento.

 

 

Cómo podemos regular la luz de nuestro hogar u oficina

 

Para poder llevar a cabo estos cambios se necesitan elementos para el control de la iluminación. Por ejemplo elementos, como los módulos de potencia, reguladores, o conversores, que se conectan entre sí permitiendo que desde un sistema de control se puedan realizar distintas automatizaciones y configuraciones de iluminación.

 

Tener todos estos reguladores conectados proporciona muchas ventajas  respecto a no disponer de un sistema conectado, ya que permite crear ambientes con la iluminación, adecuando los niveles a lo que se necesita en cada momento así como ahorrar energía. Por lo tanto, siempre que nos sea posible, nuestras luces deben formar un ecosistema para funcionar conjuntamente nuestro bienestar.

 

La utilidad de la regulación de la luz se basa en identificar escenas en las que se necesitan diferentes tipos de iluminación para así configurar nuestras luces en consecuencia. Ver una película es mucho más agradable si tenemos la posibilidad de regular la luz de la sala de estar justo al nivel que más nos guste. También puede ser muy útil regular la luz cuando enseñamos unas diapositivas en una reunión. 

 

Para regular la luz de cualquier estancia necesitamos básicamente dos elementos: dispositivos regulables y un controlador. La primera parte es sencilla de entender, luces y lámparas que puedan ser manejadas a distancia y que permitan cambiar su intensidad o tono. Con la segunda nos referimos a cualquier aparato que nos permita controlar y regular estos dispositivos, puede ser un interruptor táctil, un interruptor de rueda, un mando, nuestro móvil o un panel de control centralizado. 

 

 

Descarga el Catálogo de Simon Scena

 

 

Ventajas de regular la iluminación

 

Como hemos comentado al principio, poder regular la iluminación nos permite obtener muchos beneficios que afectan positivamente a nuestra salud y bienestar. Durante el despertar por la mañana, se ha demostrado que la luz que percibimos afecta directamente nuestro ritmo circadiano, que es el encargado de  regular nuestros ciclos diarios físicos, mentales y conductuales. Los ojos también sufren cuando tenemos luz de más y de menos. Forzar la vista puede traer problemas de visión a la larga, por lo que regular la luz puede resultar muy efectivo en estos casos. Por otro lado, la regulación de luz también tiene un efecto positivo en otros aspectos como vamos a ver a continuación: 

 

  • Por un lado, podemos generar confort y crear un ambiente adecuado a lo que se requiere en cada momento, permitiendo que en cualquier entorno (oficina, hoteles, viviendas, etc.) la iluminación se adapte a la actividad real de cada momento. Como ya hemos dicho anteriormente, cada situación necesita una luz diferente, ya que no es lo mismo despertarse con una gran luz que una luz tenue que va aumentando poco a poco, o leer con poca luz y forzando la vista. Al final, crear un ambiente de luz adecuado nos proporciona un mayor confort. 

     
  • En segundo lugar, la ventaja operativa más importante es el ahorro de energía derivado de la regulación de la luz, ya que usando regulación lumínica adecuamos los niveles a los requerimientos del momento y a la existencia de fuentes de iluminación natural. Por ejemplo, en el caso de zonas diáfanas al lado de ventanas en un edificio de oficinas, el ambiente durante el día requerirá mucha menos intensidad de luz ya que tendremos mucha aportación de luz natural; por el contrario, por la tarde-noche se tendrá que regular la iluminación para tener mucha más intensidad de luz artificial. Todo con la funcionalidad y la sencillez de poder regularlo y automatizarlo desde un sistema fácil de utilizar.

     
  • También nos permite ahorrar económicamente gracias a un uso menos intensivo de lámparas o bombillas, por lo que a la larga el desgaste del dispositivo es menor y por lo tanto tendrá una vida útil más larga. 

     
  • Poder controlar la luz a nuestro antojo también nos aporta seguridad. En muchas de nuestras acciones diarias, a veces por tener el interruptor demasiado lejos, no disponemos de la luz suficiente y tropezamos, pudiendo llegar hacernos daño de verdad. Si podemos controlarla a distancia, podemos encenderlas incluso antes de levantarnos. Por otro lado, la luz es sinónima de vida activa en un hogar. Si nos vamos de vacaciones, podemos simular nuestra presencia programando nuestras luces para que se enciendan y apaguen solas, esto alejará a los cacos en cierta medida.

 

 

 

Sistemas de regulación de luz

 

Existen varios sistemas de regulación de luz en función de la tecnología que utilizan para regular la iluminación. Cada uno de ellos se adapta mejor al uso de un sistema y la luminaria concreta, con el consiguiente ahorro de energía adicional y máximo confort lumínico. Los principales sistemas de regulación son:

 

  • Corte de fase a 2 o 3 hilos: se trata de un sistema en el que la regulación se realiza cortando la onda de red al inicio (leading) o al final (trailing) de la fase. Se acciona manualmente mediante una pastilla de regulación.

     
  • Regulación tipo PWM, para tiras de LED: regulación que funciona mediante pulsaciones que varían la intensidad de la luz en diferentes estados permanentes. Es decir, no podemos ajustar a un 35% si lo deseamos, siempre serán, por ejemplo, un 0, 25 %, 50 %, 75 % y 100 %, sin posibilidad de acceder a estados intermedios. 

     
  • 1-10V: es un protocolo analógico que permite regular la intensidad de la luz mediante la variación de la señal continua, usando valores de entre 1 V y 10 V. Es necesario instalar un bus de control para regular la luz. Se debe añadir un relé para apagar totalmente la luz. 

     
  • DALI: Digital Addresable lighting Interface es un sistema de regulación digital que permite el control de fluorescencia o LED con reactancias electrónicas regulables o Drivers DALI. Ofrece una gran simplicidad y flexibilidad tanto en el cableado como en el diseño de la instalación.

     

La solución ideal para tener la regulación de tu luz bajo control: Simon Scena 

 

El sistema de control de iluminación Scena permite crear escenas lumínicas que permiten adaptar los espacios con combinaciones de ambientes o atmósferas creadas por las luminarias. Estos cambios en las luminarias se realizan gracias a la conexión de todos los elementos (luminarias + elementos de control) y a la utilización de las distintas tecnologías de regulación usadas en cada tipo de luminaria.

 

Los elementos reguladores de las luminarias pueden ser módulos de potencia o conversores utilizando los protocolos de regulación arriba mencionados. De esta manera, podemos adecuar la intensidad de iluminación, el color (en el caso de tiras de led) o la tonalidad en caso de luminarias biodinámicas.

 

Simon Scena dispone de soluciones de control para prácticamente todas las situaciones, pero destaca principalmente la combinación de todos ellos en un mismo entorno que facilita la configuración de cualquier ambiente en cualquier situación (escena, secuencias, programaciones horarias, ciclo circadiano, etc.). Si quieres gozar de todos los beneficios que proporciona la regulación de luz, Simon Scena es sin duda tu mejor opción. 

 

 

 

Simon Scena

Fecha de publicación
11/5/2020