simon-100-negro
Post

Detrás de Simon 100: conceptualización y diseño

Fecha de publicación
Viernes, 20 Sep, 2019

Compartir en redes sociales

Los mecanismos Simon 100 han sido definidos como una serie de dispositivos que permiten una interacción más intuitiva, sencilla y práctica respecto los habituales dispositivos pero, gran parte de este éxito, se debe a su innovador diseño. Es importante conocer las características externas de este producto para entender por qué es uno de los productos que mejores soluciones proporciona.

 

La estética es un aspecto cada vez más determinante a la hora de confeccionar cualquier proyecto arquitectónico o instalación. Hoy en día, se valora mucho más el diseño de las interfaces, se pone en rigor su funcionalidad y acaba siendo un elemento fundamental en los espacios. Por eso, lo que se busca en un interruptor es que tenga una interfaz amable, suave y de gran dimensión para localizarlo más fácilmente. Pues bien, Simon 100 integra estos tres elementos en su diseño y se posiciona como la solución que mejor se adapta a cualquier ambiente y espacio.

 

 

Descarga el catálogo de Simon 100

 

 

Simon 100

 

Simon 100 en acabado blanco brillante

 

 

Lo que dota a Simon 100 de estas características es, primeramente, su distribución horizontal. A diferencia de otros mecanismos donde la tecla es cuadrada y ocupa todo el espacio, Simon 100 divide el espacio en dos y coloca la tecla en el espacio inferior de manera horizontal. Con esto, lo que se ha querido hacer ha sido compactar su función en el menor espacio posible, con lo que su uso resulta mucho más eficiente. Además, el hecho de disponer la tecla horizontalmente proporciona una mayor superficie de interacción para que así se pueda accionar con la mano y no con el dedo con el objetivo de facilitar una interacción más intuitiva y más fácil de recordar. De hecho, Simon 100 utiliza un mecanismo de accionamiento por pulsación, con lo que la tecla sobresale muy poco de su base, otro elemento que le otorga una gran sobriedad al acabado del diseño. De esta manera, se consigue un tacto suave gracias al movimiento corto de la tecla y de su baja fuerza de acción.

 

Por lo que respecta al marco, éste recubre el resto del espacio con unas líneas puras, simples y esenciales que permiten un acabado perfecto. Esto se traduce de igual manera al resto de la gama de Simon 100, logrando así una mayor innovación tecnológica y que acabe resultando una de las series más funcionales del sector.

 

A este primer modelo estético lo calificaríamos con una disposición mínima, puesto que es la opción que ocupa menos espacio y, por lo tanto, la más minimalista. De todas formas, si se añadiesen más teclas al mecanismo, todas continuarían teniendo el mismo tamaño en todas sus funciones con tal de evitar malentendidos entre teclas y para que todas ellas se accionen de la misma forma.

 

Simon 100

 

Simon 100 en acabado negro brillante

 

 

Versatilidad es la palabra que define esta serie, por lo que también existe una estética más funcional, en la que las protagonistas son las teclas y, por lo tanto, los marcos se ven reducidos al mínimo. Estaríamos hablando de una disposición matricial con más teclas y, por consiguiente, más funciones pero siempre en el mismo espacio. Gracias a este diseño más intuitivo, se permite disponer el dispositivo de manera horizontal o vertical.

 

Sea cual sea la disposición, todas las teclas permanecerán siempre en paralelo y en la misma posición, independientemente de si la tecla está en modo “encendido” o “apagado”, consiguiendo así una alineación perfecta. Con el mínimo espacio entre las teclas, nunca se tendrá la sensación de desorden; al contrario, conseguirá una mayor harmonía con otros elementos de la casa y que la estética sea visualmente mucho más agradable.

 

Para acabar simplificando todas sus funciones, la serie Simon 100 ofrece también una alternativa más cómoda y eficiente: los kits. Su estética sigue siendo limpia y sin líneas, al igual que ya venía caracterizando el resto de la gama, pero sus soluciones ofrecen resultados más eficientes. Ahora la tecla pasa a tener un papel secundario y cede el puesto a otras funcionalidades, como las bases de enchufes, entradas HDMI o USB. Alternando estos elementos al gusto de cada uno, su estética permite concentrar en un mismo espacio muchas más acciones.

 

 

 

Kit dormitorio Simon 100

 

Kit dormitorio Simon 100

 

 

Por lo que respecta al color, esta serie se presenta en dos tonalidades: blanco y negro. Con esto lo que se pretendía era, por un lado, evocar a los orígenes de Simon con sus primeros mecanismos, cuando solo existía el color baquelita negro y el color urea blanco, y, por otro lado, realzar la tecnología que, después de 100 años, caracteriza a Simon. El sumun de la innovación tecnológica se materializa en la aplicación Simon 100 iO, un universo basado en el “Internet Of Things” en el que los interruptores pasan, por primera vez, de ser analógicos a digitales. Igualmente, cualquier mecanismo se podrá integrar fácilmente en cualquier estancia de forma sobria y elegante gracias a sus colores binarios.

 

Lo que le da el toque diferencial a esta serie es su acabado, tanto en efecto cuarzo como en mate. El primero, con su aspecto brillante y moderno y su tacto único y deslizante, lo que pretende es evocar a los aparatos tecnológicos, como la televisión o el móvil; evocar a una pantalla en negro que nos refleja y nos recuerda que estamos rodeados por la tecnología y la electrónica. El segundo, con su sofisticación sin brillos ni reflejos, mejora notablemente la percepción al tacto, elevando aún más el nivel de usabilidad de la interfaz.

 

 

App Simon 100 iO

 

Interfaz de la Aplicación Simon 100 iO 

 

 

Todo esto no sería posible sin el material del cual está formado: un polímero termoplástico altamente transparente de gran calidad (PMMA) que incluso famosos fabricantes de lentes ópticas usan, como Carl Zweiss. Utilizando este mismo material tanto para la tecla como para el marco en todos los mecanismos y gamas, permite una mayor integración estética y que sea más agradable visualmente. De hecho, hemos querido arriesgarnos y así convertirnos en los primeros fabricantes que introducen un material tan especial para sus interruptores.

 

Es por ello por lo que Simon 100 ha ganado el Red Dot, un premio internacional en diseño, por sus limpias y rectas líneas, sus funciones tecnológicas y, sobre todo, su especial material. Este premio pone en valor la singularidad y la excelencia de su diseño y estética, destacando así la popularidad creciente de este producto.

 

 

 

New call-to-action

Fecha de publicación
9/16/2019